¿Es la hora del liderazgo y el talento en la sociedad actual?

Llevo mucho tiempo sin escribir algo más largo de un tweet, pero he decidido dedicar unas líneas a algo que estos días está subyacente a la pandemia como es la llamada al liderazgo y talento en la sociedad.

Un líder, ¿Nace o se Hace? El Talento, ¿Se adquiere o es Innato? Pues yo no tengo la respuesta, pero quiero mencionar tres casos de los muchos diferentes que están surgiendo estos días de personas (sí, personas), que lideran o colaboran en iniciativas que se deben destacar para la reflexión de todos como sociedad:

RAUL OLIVÁN (https://twitter.com/raulolivan), por su liderazgo en la iniciativa FRENA LA CURVA (https://frenalacurva.net/) que según su propia web es «una plataforma ciudadana donde voluntarios, emprendedores, activistas, organizaciones sociales, makers y laboratorios de innovación pública y abierta, cooperan para canalizar y organizar la energía social y la resiliencia cívica frente a la pandemia del Covid-19 (coronavirus) dando una respuesta desde la sociedad civil complementaria a la del gobierno y los servicios públicos esenciales».

A 3 de mayo de 2020 se ha extendido a 13 países y más 9000 «chinchetas» en su mapa.

VÍCTOR ALMONACID (https://twitter.com/nuevadmon ): Víctor siempre ha sido un gran defensor del teletrabajo y siempre habla desde el conocimiento y la experiencia (https://nosoloaytos.wordpress.com/2020/04/29/el-teletrabajo-en-tiempos-del-coronavirus-y-mas-alla/) y en estos días sus especiales de «10 XXX» son más que de recomendable lectura para todos.

JORGE BARRERO (https://twitter.com/Jorge_barrero_f ): no tengo el gusto de conocerle, pero su gran impulso del desarrollo de los respiradores, sabiendo cuándo impulsar una iniciativa , y cuándo ceder el liderazgo es digno de mención (https://twitter.com/Jorge_barrero_f/status/1238199423403950080?s=20 )

En estos tiempos pueden haber dos estrategias: esperar a que pasen las cosas o hacer que las cosas pasen, y estas tres personas se llevan mi aplauso personal porque hacen que las cosas pasen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *